Uso de la inducción miofascial: mejoría eficaz

El uso de la inducción miofascial ha permitido la mejoría en diferentes patologías que afectan los dolores musculares que están relacionados con la fascia, el tejido conectivo que se ubica alrededor de músculos, huesos, articulaciones, alrededor de todo el cuerpo. La inducción miofascial no es una técnica muy conocida ni se utiliza en todos las clínicas de fisioterapia, a pesar que es una terapia muy efectiva para diferentes patologías que son muy comunes.

La inducción miofascial consiste en técnicas de estiramiento y de presiones manuales que tienen el objetivo de disminuir la inflamación de los músculos y aliviar así diferentes tipos de dolores y recuperar la funcionalidad de la zona.

¿QUE ES LA INDUCCION MIOFASCIAL?

Para poder entender qué es la inducción miofascial, hay que definir en primer lugar qué es la fascia, sobre la cual actúa este conjunto de técnicas. Se trata de un tejido conectivo tipo fibroso que recubre la superficie de órganos internos, como huesos, músculos, articulaciones tendones y estructuras vasculares. Ayuda a mantener las estructuras en una posición correcta y permite el movimiento de las mismas a través de una lubricación.

La fascia se caracteriza por tener grandes cantidades de colágeno, elemento que puede endurecerse o puede sufrir acortamientos ya sea por traumatismos o por alteraciones emocionales sobre las estructuras, que limitan la función de movilidad del área y genera dolor. Estos traumatismos también generan roces entre los músculos, lo que provoca dolor intenso.

Hay que considerar también que la fascia genera una red que une cada estructura con el resto, por lo que puede ocurrir que un traumatismo en una zona, termine afectando otras áreas por las compensaciones que realiza el cuerpo humano.

La inducción miofascial entonces trabaja sobre la fascia liberando de manera manual las restricciones para que el colágeno recupere su forma original y recupere su estructura. Esto se logra a través de técnicas de estiramiento y de compresión en la zona afectada, determinada previamente a través de un examen que establece en qué área es necesario liberar la fascia para recuperar la movilidad y eliminar el dolor.

VENTAJAS DE LA INDUCCION MIOFASCIAL

Permite aliviar diferentes tipos de dolores

Al trabajar sobre la fascia, que se encuentra por todo el cuerpo, esta terapia física permite aliviar todo tipo de dolores. Algunas de las patologías que pueden aliviarse con la inducción miofascial son:

  • Tendinitis
  • Dorsalgias
  • Cervicalgia
  • Lumbalgias
  • Tendinitis
  • Fibromialgia
  • Problemas de la articulación temporomandibular
  • Disfunciones musculares asociadas al sistema nervioso central
  • Dolores de cabeza asociados a problemas musculares

sobrecarga-muscular-1

Disminuye el dolor y recupera la función

La inducción miofascial ayuda a aliviar el dolor ya que permite disminuir la fricción entre los músculos a partir de las primeras sesiones. La estimulación de la zona afectada a través de los estiramientos y compresiones ayuda a relajar los músculos y disminuye la inflamación, ayudando también a liberar los componentes del colágeno que se ubica en la fascia.

La aplicación de la inducción miofascial también permite ir recuperando la función del músculo que se ve afectada por los traumatismos que sufre la fascia. Esta terapia también ayuda a restaurar de a poco el equilibrio del sistema muscular y esquelético y devuelve la movilidad de las articulaciones.

Valora al paciente de manera global

Una de las principales características de la inducción miofascial es que es una terapia que ve al paciente de manera global y lo valora de este modo, y no tiene en cuenta solamente el dolor de la zona afectada y su tratamiento localizado. Analizar al paciente de manera global permite prestar atención a todo y encontrar las disfunciones que pueden ocasionar las dolencias, que pueden estar o no limitadas al área donde se ubica el dolor.

¿COMO SE LLEVA A CABO LA INDUCCION MIOFASCIAL?

En la inducción miofascial el profesional realiza maniobras de compresión y estiramiento que permite ir eliminando las restricciones de la fascia a nivel superficial y, a un nivel más profundo, permite liberar el colágeno. El paciente sentirá esto como presiones suaves sobre la zona que no le causan molestias y las maniobras se realizan durante varias sesiones hasta lograr el objetivo de liberación de la zona afectada.

Hay que tener en cuenta que es fundamental que el tejido conjuntivo se relaje para que la inducción miofascial sea efectiva, por lo que las sesiones suelen ser más extensas que otro tipo de terapias. El profesional no fuerza el estiramiento, sino que va dejando que la estructura de la fascia lo haga a su tiempo.

No dudes en solicitarnos más información o pedir una cita pinchando aquí.

Fisioterapeutas Madrid

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort