Inducción
Miofascial

La fascia es un tejido conectivo ininterrumpido, es decir, une todas las estructuras del organismo (músculo, tendón, hueso, vísceras, órganos…) dando continuidad y forma a nuestro cuerpo.

Puede sufrir alteraciones (retracciones, acortamiento, roturas…) produciendo dolor y lesiones en otras partes del cuerpo. La inducción miofascial es la terapia dirigida al tratamiento de la fascia.

Llama ahora para pedir cita 91 025 67 04

Inducción Miofascial

También conocida como la liberación miofascial.

La inducción miofascial es una terapia dirigida a las fascias del cuerpo, y de forma indirecta al resto de estructuras del aparato locomotor.

Se basa en suaves estiramientos y presiones en distintas partes del cuerpo, con el objetivo de mejorar las restricciones que se producen a nivel de la fascia.

Desde Fisioalmat estamos convencidos de que la inducción miofascial puede ser una terapia muy útil para tratar ciertos problemas propios de la fisioterapia.

LA ESENCIA DE LA INDUCCION MIOFASCIAL: QUE ES LA FASCIA

La fascia hace referencia al tejido formado por tres elementos:

Colágeno: proteína que aporta resistencia y protección a los órganos frente a estiramientos excesivos.
Elastina: proteína que da elasticidad en determinadas zonas como tendones, piel, arterias, etc.
Gel: compuesto por polisacáridos cuya función es rellenar espacio entre las fibras.

La fascia puede llegar a afectarse por un trauma directo, por malas posturas, por inmovilidad prolongada, por sobrecarga al contraer los músculos, y por emociones fuertes o estrés.

El sistema fascial del cuerpo forma una red ininterrumpida, en la que la lesión de la fascia puede causar alteraciones en otras zonas distantes a través de distintas compensaciones.

INDUCCION MIOFASCIAL: QUE ES

Es un método de tratamiento terapéutico manual en el que se utilizan movimientos tridimensionales, y presiones sostenidas sobre todo el sistema de la fascia para eliminar el dolor, y permitir que la parte del cuerpo tratada recupere su funcionalidad y movimiento.
Tiene como finalidad intentar reestablecer el equilibrio del sistema fascial alterado por:

Lesiones o alteraciones de la movilidad articular, contractura muscular, problemas de tensión en el tejido neural.
Caídas y golpes.
Intervenciones quirúrgicas y cicatrices.
Malas posturas.
Microtraumatismos por sobrecargas repetitivas y constantes o por situaciones de estrés.

Liberar las fascias es fundamental para tratar cadenas de dolor con tratamientos que restauran la función del órgano y el alivio del dolor.

COMO TRATAR CON INDUCCION MIOFASCIAL

Resulta una terapia muy agradable y relajante, donde el terapeuta con sus manos hace una ligera compresión constante y estiramientos en determinadas zonas del cuerpo.
Estos movimientos percibidos por el paciente o en ocasiones imperceptibles, facilitan que el sistema miofascial se ajuste por sí mismo, se libere, se relaje y se estire con el fin de buscar el equilibrio.

¿Cómo trata el fisioterapeuta el área dolorosa?

Ya sea en el extremo de la barrera del movimiento, o en el área de mayor comodidad.

Luego el paciente respira de forma sencilla y lenta, y así el fisio palpa los tejidos fasciales, con el fin de buscar una sensación ligera que indique que el tejido está listo para relajarse.

El fisioterapeuta ayuda al tejido a seguir el patrón de movimiento espontáneo, repetido varias veces si hiciera falta hasta lograr la liberación completa, siempre cediendo nunca estirando.

INDUCCION MIOFASCIAL: INDICACIONES

Este método es muy beneficioso para el tratamiento de diversas patologías que afectan a los tejidos blandos, como por ejemplo: problemas de tendones y musculares, estados postquirúrgicos y post traumas, y otras enfermedades complejas como la fibromialgia.
Es una terapia ideal para tratar afecciones del aparato locomotor como lumbalgias, ciáticas, dolor cervical, tendinitis, dorsalgias, latigazo cervical, cefaleas de origen mecánico, síndrome del túnel del carpo, hombro doloroso, cicatrices, escoliosis y disfunciones de la ATM o articulación temporomandibular que abarca la mandíbula, los dientes, encías, maxilar, articulación y músculos de la zona que afecta el sistema masticatorio.

La inducción miosfacial permite valorar al paciente, y tratarlo desde un punto de vista global.

El cual está relacionado con su problema en general, como por ejemplo la zona lumbar con el resto de estructuras del cuerpo.

EFECTOS DE LA INDUCCION MIOFASCIAL EN EL ORGANISMO

Ayuda a estirar o acortar la fascia, según lo requiera el organismo.
Permite alinear el colágeno y acomodarse en función de dinámica corporal.
Contribuye a reparar el tejido afectado o la rotura de fibras, eliminando rigidez y bloqueo.
Trata zonas específicas donde hay dolor, y favorece el funcionamiento de otros sistemas (cardiovascular, respiratorio y nervioso).

HAY LIMITACIONES EN ESTE TRATAMIENTO

Si bien en general es un tratamiento saludable y beneficioso, debe existir una buena comunicación entre paciente y terapeuta en casos de diabetes, dolor lumbar o abdominal extremo, y embarazo.

Para que el profesional sepa si puede intervenir de manera superficial o profunda.
Este tratamiento tiene que ser realizado por expertos en inducción miofascial, como es el caso de los profesionales que trabajamos en la clínica Fisioalmat, donde pedir cita online es tan sencillo como pinchar aquí.

Llama ahora para pedir cita 91 025 67 04