Tipos de esguinces de las articulaciones

Cuando los ligamentos que unen los huesos que forman una articulación sufren algún tipo de lesión se puede decir que se ha producido un esguince. Aunque los ligamentos están formados por fibras muy resistentes, pueden romperse o estirarse si se fuerzan hasta el límite, produciendo inflamación y dolor en la articulación.

Una articulación es una estructura del cuerpo que permite que dos huesos se unan, y también es la unión entre un hueso y un cartílago. Además, las articulaciones logran su estabilidad a través de los ligamentos, que a su vez permiten la unión de los extremos óseos, y además le otorgan movilidad a las articulaciones gracias a los músculos que se insertan en las proximidades.

De hecho, entre las funciones más importantes que tienen las articulaciones está la de facilitar los movimientos mecánicos del cuerpo, lo cual permite que el cuerpo sea elástico y tenga plasticidad.

  • Causas de un esguince 

Los esguinces suelen producirse cuando la articulación se mueve hacia una posición que no es natural, lo cual puede suceder por un golpe, una caída o una torcedura. Lo que ocurre es que el ligamento que recubre los huesos se estira mucho más allá de sus posibilidades, causando una distensión, un desgarramiento y hasta una rotura.

Las articulaciones más proclives a sufrir esguinces son los tobillos, las muñecas, los dedos de las manos y las vértebras cervicales.

lesiones-habituales-2

  • ¿Cómo sé que tengo un esguince?

Hay algunos síntomas que suelen ocurrir ante la presencia de esguinces, estos son los más comunes:

  • Dolor articular o muscular. Cuando hay un esguince, se acompaña de dolor, y al mismo tiempo disminuye la funcionalidad de la articulación, según el dolor que exista.
  • Inflamación. Puede ser que la zona afectada por el esguince sufra inflamación. Pero, esta será diferente de las luxaciones o fracturas, que pueden deformar y desplazar la articulación de los huesos.
  • Rigidez articular. En un esguince es muy frecuente que exista dificultad para mover la articulación, que ocasiona dolor y que está ocasionada por la inflamación.
  • Hematomas. Es frecuente la existencia de un hematoma en la zona que ha sufrido un esguince. Este se produce por la ruptura de algún vaso sanguíneo. Igualmente, este puede irse extendiendo por la zona afectada. También puede desplazarse y cambiar de color según pasan los días.
  • Calor en la zona afectada. La zona que ha sufrido el esguince puede tener una temperatura más elevada que el resto del cuerpo. Esto sucede porque se acumula la sangre en la zona afectada y produce calor.

TIPOS DE ESGUINCES

Los esguinces pueden clasificarse de acuerdo a la gravedad de la lesión.

  • Esguince grado 1. En este tipo de esguince, parte del ligamento ha sufrido una distensión. Pero no incluye ni rotura ni arrancamiento del ligamento respecto al hueso. La zona estará hinchada y también habrá presencia de dolor de diferente intensidad. A pesar de la lesión, la articulación podrá realizar movimientos normales.
  • Esguince grado 2. En un esguince de este tipo, los ligamentos se habrán roto parcial o totalmente. El dolor en estos casos es de mucha más intensidad que en el de grado uno y la articulación no podrá realizar movimientos normales.
  • Esguince grado 3. Es el más grave de los esguinces. Implica que el ligamento se ha roto totalmente y ha sido arrancado del hueso. Además, una lesión de este grado podría causar una luxación.

tipos-esguinces-articulaciones-3

Recomendaciones en caso de esguince

  • Una vez que ha ocurrido un esguince, es posible que colocando hielo se pueda reducir la inflamación.
  • La extremidad se debe elevar para evitar la inflamación, y reposar hará que todo el proceso mejore.
  • Si la zona afectada es de las extremidades inferiores, puede ser aconsejable el uso de muletas, con el fin de disminuir la inflamación y los hematomas.
  • El tratamiento con fisioterapia también se podrá realizar al realizarse el esguince, dependerá en cualquier caso, de la gravedad del mismo, y por supuesto, una vez eliminada la inflamación y el dolor, se deberá ejercitar la zona afectada para recuperar la fuerza y evitar la rigidez.

En cuanto a la prevención de los esguinces, en todos los casos, ya sea en tobillos, muñecas o rodillas, una buena preparación de manos de fisioterapeutas expertos puede hacer que esos esguinces no se produzcan, ya que los músculos estarán fortalecidos, y eso evitará que se luxen y se produzca inflamación y dolor. Pide ya tu cita online para ponerte en las mejores manos, que te evitarán el hecho de padecer esguinces en las articulaciones.

Fisioterapeutas Madrid