Punción seca: qué es y cuándo usar esta técnica

Una de las técnicas de fisioterapia que se utilizan para el tratamiento de los llamados puntos gatillo es la punción seca.

En esta técnica, llamada “dry needling” en inglés, se utiliza una aguja de características similares a las de acupuntura. Es este caso, de lo que se trata es de localizar el punto gatillo que genera las molestias y pincharlo con la aguja para generar un efecto mecánico.

Se le llama punción seca porque no se introduce ninguna sustancia o medicamento junto con la aguja. Sólo se trata de pinchar la zona afectada.

En Fisioalmat utilizamos esta técnica en pacientes concretos, y en todo momento actualizamos los conocimientos que los profesionales aportan con ella en cada sesión de tratamiento.

¿Que esperar del tratamiento de puncion seca?

Este procedimiento suele resultar un tanto doloroso. En todo caso, es prudente que el paciente que lo reciba esté informado de ello, para evitar sorpresas desagradables. Aunque el dolor en sí dura unos pocos segundos, también es posible que después de la sesión se experimente dolor en la zona al día siguiente.

puncion-seca-1

Dependiendo de la persona y del punto gatillo en el que se haya aplicado el tratamiento, el dolor puede durar incluso varios días. Puede ser similar al producido por las agujetas.

En general, esta técnica suele dar buenos resultados en el tratamiento de dolencias relacionadas con dolores músculo-esqueléticos por los puntos gatillo. Pacientes que han recibido tratamiento con esta técnica suelen dar testimonio de sus buenos resultados.

Otro factor a tomar en consideración es que como técnica, no vale la pena realizarla de forma aislada. Es decir, debe integrarse dentro del tratamiento fisioterapéutico, junto con el cambio de hábitos que permitan la activación de los puntos gatillo.

Para disminuir la probabilidad de recaídas después del tratamiento, suele bastar en la mayoría de los casos, con mantener un estilo de vida activo y realizar ciertos ejercicios físicos.

Que son los puntos gatillo

Según la definición de Simons de 1999, los puntos gatillos son una “zona hiperirritable localizada en una banda tensa de un músculo esquelético que genera dolor con la compresión, distensión, sobrecarga o contracción del tejido, que generalmente responde con un dolor referido”.

Estos puntos pueden provocar dolor referido, es decir, un dolor que aparece en una zona lejana, falta de fuerza, con fatiga prematura, con alteración de la sensibilidad en la zona afectada, hipersensibilidad y otros síntomas.

Asimismo, los investigadores diferencian una contractura de un punto gatillo. Si bien la contractura genera molestias a nivel muscular, en muchas ocasiones se trata de una afectación del punto gatillo, que no se mejora con tratamientos musculares habituales como masajes, calor o estiramientos.

puncion-seca-3

Los puntos gatillos pueden ser activos o latentes. La diferencia consiste en que mientras en el momento activo los pacientes suelen reconocer el dolor propiamente dicho, en el momento de latencia, el dolor no se presenta de la forma habitual.

Otra opción para los puntos gatillo es el autotratamiento. Se pueden utilizar pelotas o rodillos para presionar la zona donde está el punto gatillo, al tiempo que se realiza un movimiento de presión. Sin embargo, para el éxito de esto será necesario que el diagnóstico sea el correcto y que el autotratamiento sea aplicado con una técnica correcta.

La recomendación final es que ante cualquier tipo de dolor, lo mejor será recurrir a los servicios de un especialista, y será tan sencillo como contactar con nosotros, ya que no sólo evaluaremos la situación general, sino que también recomendaremos el mejor tratamiento a seguir.

De cualquier manera, siempre siguiendo las recomendaciones de salud más apropiadas a los objetivos físicos que se quieran conseguir.

Fisioterapeutas Madrid