Cómo tratar una rotura de fibras

Vamos a empezar con un par de ejemplos que te ilustren claramente que es una rotura de fibras o desgarro muscular: llegaste de unas largas y merecidas vacaciones en las cuales no practicaste tu deporte habitual, y quisiste retomarlo de nuevo como si nada hubiese cambiado (con la misma intensidad), y sin darte cuenta hiciste un esfuerzo superior al debido.

O tal vez hiciste ejercicio sin el debido calentamiento. Si estás leyendo este artículo, es porque quizás ya cometiste alguno de estos errores comunes y tienes los síntomas de una rotura de fibras.

El equipo de fisioterapeutas especializados en fisioterapia deportiva de Fisioalmat, quiere documentar a sus pacientes sobre esta dolencia tan habitual al realizar cualquier tipo de deporte.

SINTOMAS DE UNA ROTURA DE FIBRAS

  • Dolor intenso y repentino (como si te hubieran lanzado una piedra, que genera un dolor punzante).
  • Hematoma a causa de la rotura de vasos sanguíneos adyacentes.
  • En casos más serios, se produce bloqueo del movimiento.

Aunque la rotura de fibras se produce más comúnmente por errores como los mencionados en los ejemplos anteriores, cabe resaltar que también existen otros factores de riesgo que pueden ocasionarte esta frecuente lesión.

rotura-fibras-1

  • Sedentarismo: pues se debilita el tejido conjuntivo del músculo, ocasionando que las fibras se rompan con mayor facilidad.
  • Mala circulación arterial y venosa: cuando la padeces, llega menos oxígeno al músculo, lo que ocasiona fatiga, acumulación del ácido láctico y todo esto hace que este sea más propenso a romperse.
  • Enfermedades metabólicas: generalmente diabetes.
  • Nutrición deficiente: los músculos se debilitan o se vuelven más propensos a lesiones.

ROTURA DE FIBRAS: TRATAMIENTO

Si definitivamente crees estar sufriendo de una rotura de fibras, no deberás auto-medicarte. Visita a un especialista en fisioterapia deportiva, quien según el nivel de la lesión, aplicará un tratamiento u otro, y variará la intensidad del mismo.

El nivel de la lesión puede ser:

  • Grado 1: microrrotura fibrilar, es la más leve y frecuente.
  • Grado 2: rotura de fibras parcial o desgarro muscular, se produce en aproximadamente el 20% de los casos y suele ir acompañado de un hematoma intramuscular.
  • Grado 3: rotura muscular, es la más grave porque aquí se presenta rotura amplia del músculo.

Según el grado de lesión que estés padeciendo el tratamiento podría ser:

  • Reposo: dejar la práctica deportiva mientras el músculo se recupera, el objetivo es evitar que se agrave la lesión con la rotura de más fibras.
  • Aplicación local de frío: esto reduce la inflamación y calma el dolor.
  • Rehabilitación: no deberás practicar ningún ejercicio hasta que no haya desaparecido el dolor por completo. Aún cuando haya desaparecido y retomes tus prácticas deportivas, hazlo con estiramientos suaves. Así evitarás lesionarte de nuevo.
  • Cirugía: para los casos más severos.

Rotura de fibras en el recto anterior

Aunque el cuerpo humano tiene alrededor de 650 músculos, no todos son propensos a sufrir una rotura de fibras. Los músculos que pueden sufrirla con mayor facilidad son aquellos más largos como el recto anterior, que también es conocido como femoral o cuádriceps.

rotura-fibras-2

Esta lesión es una de las más comunes en el mundo deportivo y su recuperación es larga, lo que posiblemente te alejará por completo del deporte que practicas. El cuádriceps es un conjunto de cuatro músculos (crural, vastos externo e interno y el recto anterior), su función es la de permitir la extensión de la rodilla, esto hace que sea uno de los grupos musculares más potentes.

La rotura de fibras en el recto anterior se puede presentar por las siguientes causas:

  • Sobrecarga repetida en el recto anterior.
  • Accidente deportivo o sobrecarga muy grave que provoca limitación en el deporte.
  • Traumatismos directos, al recibir una patada, choque fuerte con un objeto o una caída.
  • Traumatismos indirectos, por sobre entrenamiento, desequilibrio de fuerzas o la debilidad muscular de la que te hablamos anteriormente.

Esta lesión afecta a un músculo difícil de tratar mediante cirugía, por tal motivo el tratamiento suele ser más cauteloso, lo que conlleva un mayor tiempo de recuperación y ejercicios de rehabilitación constantes.

En este caso en particular, se puede acelerar la recuperación con el uso de técnicas de fisioterapia que potencien la recuperación de la lesión, de manos de Fisioalmat.

Fisioterapeutas Madrid