lesion-osteocondral-tobillo-1
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Cómo saber si tengo una lesión osteocondral de tobillo

Un dolor persistente en el tobillo puede estar indicando la presencia de una lesión. 

En Fisiolmat te contamos qué es la osteocondritis de tobillo y cómo puedes detectarla.

LESION OSTEOCONDRAL DE TOBILLO: QUE ES

La lesión osteocondral de tobillo o también llamada osteocondritis del tobillo es una lesión del hueso y del cartílago (osteo-condral) y que afecta principalmente al hueso del astrágalo. 

La causa principal de una lesión osteocondral en esta zona son los esguinces de tobillo.

Es una lesión frecuente que se observa en pacientes que han presentado un traumatismo de tobillo y que afecta al hueso con mayor funcionalidad. 

El tobillo está conformado por tres huesos articulados que permiten la movilidad del mismo. Dos de ellos son el astrágalo y la tibia. 

Una lesión en esta zona no se puede subestimar. 

En la mayoría de los casos, se presenta un dolor persistente en el tobillo, inclusive teniendo un movimiento físico ligero. 

Cuando el tobillo se lesiona, aumenta la dificultad para caminar. 

Es por ello que detectar a tiempo este problema y realizar el tratamiento adecuado se torna fundamental.  

LESION OSTEOCONDRAL DE TOBILLO: MOTIVOS Y COMO DETECTARLA

Un esguince de tobillo generalmente se produce por el estiramiento o desgarro de los ligamentos que soportan el tobillo.

Un exceso de fuerza, el peso propio del cuerpo o un mal movimiento puede producir desgarros en el ligamento y en los pequeños vasos sanguíneos que lo rodean.

Es como si se tratara de una banda elástica que se jala y estira con demasiada firmeza, generando desgarraduras a lo largo de la superficie, volviéndola inestable.

Para saber si tienes una lesión en el tobillo, te recomendamos que sigas los siguientes pasos:

  • Recuerda cuándo empezaste a sentir dolor. Intenta recordar lo que pasó, ya que te puede brindar algunas pistas. 

¿Qué tan rápido te estabas moviendo? Esto te puede indicar el grado de lesión. 

Por ejemplo, si estabas trotando y experimentaste un giro de tobillo inesperado, lo más probable es que se trate de una lesión menor y pueda sanar por sí solo con el tratamiento adecuado.

Aunque, si estabas esquiando a gran velocidad y escuchaste un sonido crujiente, existe la posibilidad de que esta lesión sea una fractura ósea. 

En este caso, la atención médica es urgente. 

  1. Busca si tienes una hinchazón o moretones. Un esguince se manifiesta de inmediato a través de la inflamación del tobillo. 

Revisa los tobillos de lado a lado para detectar si el tobillo lesionado se ve más grande. 

Un esguince también genera moretones. Examina el tobillo buscando signos de decoloración debido a posibles moretones.

  1. Evalúa el nivel de sensibilidad. Toca de manera suave el área lesionada con los dedos para ver si duele al tacto. 

En general, un esguince de tobillo se siente más sensible.

  1. Agrega peso sobre el tobillo. De manera muy cuidadosa, ponte de pie y coloca un poco de peso sobre el tobillo lesionado.

Si sientes dolor en ese momento, puede tratarse tanto de un esguince como de una fractura. 

En caso de sentir el tobillo un poco flojo e inestable, es una característica frecuente de esguince de tobillo. 

Si el esguince es grave, lo más probable es que no puedas colocar nada de peso como tampoco utilizar ese pie para pararte. Hacerlo produciría demasiado dolor. 

lesion-osteocondral-tobillo-2

LESION OSTEOCONDRAL DE TOBILLO: NIVELES

Si tienes una lesión osteocondral de tobillo, el tratamiento a seguir se determinará basándose en su nivel de gravedad. 

Los esguinces de tobillo se clasifican en tres niveles diferentes:

  • Esguince de grado 1. Se trata de un desgarro menor que se produce por estiramiento del ligamento de rotura parcial. 

Es probable que sientas dolor en la zona externa del pie, con un leve edema. Esta lesión no afecta la capacidad de pararse o caminar. 

Es un esguince que da como resultado inflamación y mínimos dolores, que desaparecen en unos días. 

Si bien suele ser incómodo, se puede continuar usando el tobillo de manera normal. 

  • Esguince de grado II. En este caso, hablamos de una lesión de nivel moderado en el que se produce una rotura de la mitad del ligamento. 

A su vez, aparece un edema y hematoma debido al sangrado de la lesión. Existe también la dificultad para mover el tobillo y caminar.

  • Esguince de grado III. Es el nivel máximo de lesión en el que se produce un desgarro y la pérdida completa de la integridad estructural del ligamento. 

El sangrado y la inflamación en la zona producirá moretones más graves y un dolor más intenso. 

En este caso, resultará casi imposible pararte sin pedir ayuda. 

En Fisioalmat somos especialistas en el tratamiento de dolencias musculares y articulares. 

Si has sufrido de una lesión osteocondral de tobillo, no dudes en consultarnos. 

Ultimas Novedades

Posts Relacionados

Gracias por ayudarnos a crecer

¡Actitud positiva y trabajo en equipo son dos de nuestras máximas para mejorar día a día! 💪🏼🤩 12 años después seguimos con la misma ilusión.Raquel

Atleta Karim El Hayani

¡Cómo nos alegramos del éxito de las personas que conocemos! 🙌🏼 Cuando empezamos a tratar a Karim El Hayani solo tenía 14 años, pero una experiencia de vida