La intensidad en el ejercicio cuida el corazón

El corazón es el músculo del cuerpo que todo lo soporta, tanto en descanso como en plena actividad física se encuentra en continuo movimiento, y se ha comprobado que ciertos ejercicios son más saludables que otros para él, de forma que la intensidad de cada uno de ellos influirá de manera diferente en la “máquina de vivir”.

Con esto queremos decir que siempre será mejor nadar que andar, y correr que nadar, con lo que se puede concluir, que el ejercicio físico intenso es mucho más beneficioso para el corazón. En Fisioalmat nos preocupamos por la salud de nuestros clientes, y en ese sentido, les ofrecemos un servicio especializado de fisioterapia deportiva en Madrid, en el que todas estas cuestiones las tenemos en cuenta para preparar un plan de entrenamiento acorde a las necesidades reales de cada persona.

De manera concreta, a través de un estudio realizado por la Universidad de Navarra, lo que se ha demostrado es que la probabilidad de sufrir un síndrome metabólico en personas que realizan una actividad física intensa es mucho menor que en aquellas que realizan ejercicio de manera ligera o moderada.

Para más información, puede consultar aquí, donde estaremos encantados de responder a sus dudas, y de solventar cualquier asunto que se encuentre relacionado con la salud del corazón y su relación con el ejercicio físico en sus diversas intensidades.

SINDROME METABOLICO: RELACION CON LA INTENSIDAD DEL EJERCICIO FISICO

Un síndrome metabólico es un conjunto de condiciones físicas y de salud que facilitan que con el tiempo se pueda desarrollar una enfermedad cardiovascular, así como diabetes tipo II. Esto sucede en un 37% menos de casos, cuando la intensidad del ejercicio que se realiza, es elevada.

Esas condiciones físicas incluyen tener la tensión alta, tener el colesterol HDL en niveles bajos, tener los triglicéridos altos, o el perímetro de la cintura de una medida excesiva, ya que supondría obesidad.

cuidar-corazon-1

Se trata de un mal que se puede solventar, adaptando el ritmo de cada ejercicio a las necesidades de cada persona, de forma que a pesar de la intensidad del momento en la actividad, el corazón no sufra de más ni de menos, sino que la clave esté en encontrar ese punto justo en el que el corazón se sienta en pleno rendimiento.

COMO MEDIR LA INTENSIDAD DE LA ACTIVIDAD FISICA

Estamos seguros de que para unas personas, una actividad física moderada será una cosa muy diferente a lo que otra persona entienda por actividad física intensa.

Es por esto que lo mejor es medir esa intensidad, y se suele hacer en una medida llamada met, que es equivalente al gasto energético que un adulto de unos 70 kilogramos consume en estado de reposo, es decir, se mide el metabolismo basal, que es aquel que no para nunca, como por ejemplo los procesos celulares y la respiración.

De acuerdo a esa medida, un ejercicio tendrá una intensidad leve si se encuentra por debajo de 3 met a la hora, será moderado con una medida de 3 a 6 met a la hora, y será intenso con más de 6 met. Para hacer esas mediciones se necesita un medidor concreto, por lo que como no es lo habitual, se suelen hacer equiparaciones de la siguiente manera:

  • Un paso suave: como máximo 3 mets.
  • Caminar rápido: casi 5 mets.
  • 40 minutos de natación suponen 6 mets.
  • Trote moderado, son 8 mets.
  • Atletismo, haciendo un kilómetro en 5 minutos, suponen unos 12 mets.

cuidar-corazon-2

De esta manera se hace evidente que la importancia de los resultados del ejercicio físico reside en la intensidad, y no en el tiempo de actividad, y en ese mismo sentido es como favorece el ejercicio al corazón, fortaleciendo el músculo y haciéndolo más resistente al resto de actividades del día a día.

CORAZON SANO: INTENSIDAD ELEVADA

A modo de conclusión, solo nos queda decir que para conservar o aumentar el nivel de salud de una persona, solo hay que ser consciente del funcionamiento de su corazón, de forma que con ejercicios leves, el corazón se termina acostumbrando a la ausencia de actividad, y en esa misma medida, cada vez será más difícil que se pueda acostumbrar a un ritmo superior sin cansarse y provocar lesiones cardiacas o dolencias relacionadas con el síndrome metabólico.

Por otro lado, también convienen aclarar que no por hacer una actividad física intensa en todo momento, el corazón se mostrará más saludable, sino que un nivel intenso pero acorde a las característica de cada persona y de su salud, será lo más adecuado, siempre y cuando se respeten los límites de cada uno.

En Fisioalmat somos partícipes de este tipo de entrenamientos en los que el cuerpo se cansa, y el corazón se potencia, y por eso estamos disponibles para cualquier duda o aclaración en el siguiente enlace con nuestros datos de contacto.

Fisioterapeutas Madrid