¿Qué ocurre cuando no se realiza ninguna actividad física?

Seguramente has escuchado hablar muchas veces de la importancia de realizar ejercicio físico de manera regular. Pero, ¿sabes exactamente qué es lo que le pasa a tu cuerpo cuando no realizas ninguna actividad física? Precisamente por eso preparamos este post, porque además de contarte los muchos beneficios que aportará a tu salud general y a tu vida el realizar deportes o actividades físicas sencillas con regularidad, también es importante que sepas qué es lo que pasa con tu cuerpo cuando no lo activas con ejercicios.
En concreto, la falta de movimiento en nuestro cuerpo le pasará rápida factura a nuestra salud. Perderemos fuerza, perderemos masa muscular, al tiempo que aumentará la capacidad de acumular grasa y las probabilidades de sufrir trastornos cardiovasculares y de otras índoles. Y todo esto no hace distinciones ni de género ni de edad. Así que no importa que seas joven o mayor, hacer actividad física regularmente siempre será beneficioso.

PÉRDIDA DE MASA MUSCULAR POR FALTA DE ACTIVIDAD FÍSICA

La pérdida de la masa muscular es la primera consecuencia que genera la falta de actividad física. De acuerdo con las investigaciones hechas por expertos en la materia, después de ocho semanas de abandonar la práctica de entrenamiento físico, la pérdida de la fuerza muscular se sitúa entre el 7 y el 12 por ciento de la capacidad general del cuerpo.
A esto hay que sumarle que el glucógeno muscular, que es el combustible que ayuda al funcionamiento del organismo, se reduce en un 40% mientras no haya actividad física. Además, mientras la falta de actividad se prolongue en el tiempo, los valores irán cayendo cada vez más.

 

CON LA FALTA DE ACTIVIDAD FÍSICA CRECE EL RIESGO DE ENFERMEDADES

Una vez que hemos dejado de realizar actividad física, nuestro cuerpo responde presentando un riesgo más elevado de ciertas enfermedades como las cardiovasculares. Además pueden verse aumentadas las patologías crónicas así como una mayor aparición de trastornos metabólicos. Y el consiguiente aumento de peso.
Por otra parte, al dejar de hacer actividad física, el incremento del porcentaje de grasas en el cuerpo empieza a elevarse. A su vez, esto podría traer consecuencias como cambios en el proceso metabólico del colesterol y en la morfología arterial al incrementarse el peso.
De hecho, las autoridades mundiales en materia de salud estiman que unas cinco millones de personas mueren en el mundo por inactividad física. En suma, la falta de actividad física contribuye al envejecimiento general del cuerpo.

hacer-ejercicio-diario-3

CIRCULACIÓN DESACELERADA POR FALTA DE ACTIVIDAD FÍSICA

La falta de actividad física traerá la reducción lógica al trabajo de los músculos. Por esa falta de trabajo, el cuerpo consumirá menos oxígeno y también generará menos dióxido de carbono. La circulación general también se desacelera, porque los músculos no le solicitan al cuerpo oxígeno extraordinario para mantenerse activos.
Esto genera una disminución en el volumen de plasma en la sangre, así como en el volumen sanguíneo. También la viscosidad de la sangre registrará cambios: tiende a espesarse más que cuando se hace actividad física regular.

CAMBIOS MUSCULARES DEBIDOS A LA INACTIVIDAD FÍSICA

Además de la pérdida de la masa muscular, la falta de ejercicio regular provoca una disminución en el tamaño y la distribución de las fibras dentro de los músculos, así como la falta de elasticidad de los mismos.
Hay que señalar igualmente que el paso del tiempo conlleva en sí mismo un proceso de distrofia muscular, esto significa que con los años, la musculatura va perdiendo potencia, agilidad y coordinación. Pero el ejercicio es importantísimo para mantener al cuerpo a salvo de esa distrofia muscular natural del envejecimiento. En consecuencia, mientras menos actividad física se realice, más envejecerá el cuerpo: se volverá cada vez más lento y torpe.

CAMBIOS METABÓLICOS QUE SE PRODUCEN CON LA FALTA DE ACTIVIDAD FÍSICA

Posiblemente has escuchado hablar del metabolismo muchas veces. Simplemente es el conjunto de procesos químicos a través de los cuales el cuerpo convierte los alimentos en energía para su funcionamiento.
Mientras se practica actividad física de manera regular, el metabolismo se acelera. Es decir, tiende a consumir más energía para funcionar. A la inversa, mientras no se practica actividad física, el organismo gasta poca energía y a su vez, tiende a acumularla en forma de grasa.
En general, la actividad física es beneficiosa para el cuerpo y para la salud, tanto mental como física. Los grandes beneficios de realizar actividad física regular podrán notarse muy pronto… pero las consecuencias de dejar de practicar ejercicios, también.

Fisioterapeutas Madrid