Pata de ganso: importancia de recuperarse de esta lesión

¿Eres aficionado al running? Si es así, cuidado con la pata de ganso, ya que este es un problema muy frecuente para quienes realizan este deporte.

La pata de ganso comienza con un dolor persistente en la cara interna de la rodilla, que se intensifica al correr, y puede terminar afectando las actividades cotidianas, si no se trata a tiempo. Por ello es necesario conocer la importancia de recuperarse de esta lesión.

En Fisioalmat contamos con un equipo de fisioterapia especializados en fisioterapia deportiva, y sabemos cómo tratar la pata de ganso, déjate aconsejar y tratar por nosotros, es tan sencillo como pinchar aquí.

CAUSAS DE LA LESION DE PATA DE GANSO

Existen muchos motivos por los que se puede producir este tipo de lesiones:

  • En primer lugar puede suceder por una mala pisada, ya que la posición de la rodilla queda alterada, y afecta a la propia rodilla, a la cadera o al tobillo.
  • Caminar por superficies inestables, o gran cantidad de kilómetros en cuesta abajo, también puede producir dolor y sobrecarga en la zona.
  • El uso de zapatillas que no tengan un sistema de amortiguación suficiente, también pueden producir problemas en la pisada, ya que no corregirán el exceso o el defecto de dicha amortiguación.
  • Músculos aductores poco flexibles y de corta longitud también son una causa de tener pata de ganso. Es preciso realizar estiramientos adecuados para intentar corregir este tipo de dolencias.

En cualquier caso, el dolor que produce la pata de ganso se suele localizar en la zona anterior de la tibia, a la altura de la rodilla, más o menos donde se insertan los ligamentos de los tres músculos implicados, que son el semitendinoso, el grácil y el sartorio.

pata-ganso-2

Estando ahí localizado el dolor, es normal que durante la carrera, en el momento de apoyar sobre un solo pie, se resienta toda la zona afectada.

PARTICULARIDADES DE LA PATA DE GANSO

Además del dolor localizado en la parte interna de la rodilla, también existen molestias en los músculos isquiotibiales que se contraen con mayor facilidad y también produce dolor, hinchazón de toda la zona, y dolor sobretodo al subir escaleras y al estirar la pierna.

Esta lesión suele afectar a corredores cuando dan grandes zancadas, lo cual les produce una sensación de quemazón por toda la rodilla, acompañada de un hormigueo. Suele ocurrir que aparece al inicio del entrenamiento, desaparece mientras se está haciendo ejercicio, y vuelve a aparecer el dolor después de un tiempo considerable de actividad física.

Si eres atleta y esto te sucede, lo ideal es que realices un estiramiento para disminuir las molestias, además puede colocar hielo durante un tiempo de 30 minutos, esto hará que disminuya el dolor de la rodilla.

Según indican los expertos que la forma más fácil de evidenciar la pata de ganso es testar el músculo poniéndolo más difícil en la resistencia contraria.

TRATAMIENTO DE LA PATA DE GANSO

Existen algunos ejercicios que ayudan a mejorar esta lesión, como son los siguientes:

  • Toma un balón, colchoneta o toalla doblada entre las piernas, luego da saltos con los pies juntos hacia delante con mucho cuidado. Realiza de 3 a 5 series de 12 repeticiones, de una a tres veces por semana, de tal forma que puedas estirar bien los cuádriceps, aductores e isquiotibiales.

pata-ganso-1

  • Para estirar los isquiotibiales y los aductores debes colocar los pies en un banco bajo o en un bordillo alto, dejando el talón caído ligeramente, luego bajar con el tronco en dirección al pie que se mantiene apoyado. Repite este procedimiento de ambos lados durante un tiempo de 25 a 35 segundos varias veces al día.
  • Un tratamiento de fisioterapia deportiva también será muy beneficioso para paliar los efectos que suele producir esta lesión en los corredores habituales.

IMPORTANCIA DE LA RECUPERACION DE LA PATA DE GANSO

Como sabes, las articulaciones son unas de las partes más importantes del cuerpo, ya que éstas condicionan la capacidad de resistencia en el deporte, además que si no hay una buena recuperación, se podrían ocasionar problemas en el futuro produciendo una degeneración de las articulaciones, en concreto del cartílago, que puede terminar en una artrosis.

Si no tienes un buen cuidado de las articulaciones y una buena recuperación de la tendinitis de la pata de ganso pones en riesgo los movimientos de los huesos del esqueleto, ya que gracias a las articulaciones éste puede flexionar, rotar, girar, etc. Para que los dos huesos que unen la articulación no rocen, se unen con el cartílago, el cual es un tejido blando. Lo que quiere decir que el cartílago articular sufre de abusos cuando se tiene poco cuidado con las articulaciones.

Sin más, desde Fisioalmat estamos comprometidos a subsanar las molestias que la lesión de pata de ganso puede producir a los pacientes, y en ese sentido, estamos siempre pendientes de los posibles consejos que sin duda ninguna, ayudarían a que los corredores y pacientes habituales, se sintieran mejor sobrellevando sus lesiones.

Fisioterapeutas Madrid